martes, 22 de agosto de 2017


Perdimos una vez jugando. Nos perdimos como para no tener que olvidarnos. Sonaba eso mejor a dejar el recuerdo. Luego jugamos al infinito. A que nada nos sacaba ese recuerdo. Jugamos porque era un juego, o jugamos para hacer también una fantasía. Crear algo que fuese inabarcable y evitar alcanzarnos. A eso jugábamos en realidad. A nunca alcanzarnos.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Sabes que será difícil dormir esa noche

Le pide a su respirar que la duerma
pero sus ronquidos le aplastan el sueño.
Piensa en callar el sonido
de quien durmió tan fácil, tan saciado
como si nada le faltase, como si fuese tan fácil.

Ella sometida a la deriva del insomnio
se pregunta como alguien se deja así plácido,
plácido acompañado por un cuerpo encorvado
Un cuerpo que se abraza a sí mismo
un cuerpo que no puede dormir acompañado.